miércoles, 30 de septiembre de 2015

De la mitad adelante

De la mitad adelante escribo contra el olvido,
para poder confiarme algunos de mis secretos,
esos que me sonrojan cuando los miro,
y dejan sabor dulce cuando los vivo.

De la mitad adelante disimulo mucho menos,
y me procuro sonrisas más sinceronas,
sin que me estorbe el que no y que me impulse el que si,
y haciendo lo que a mí y no a lo que los demás.

Los años lo hacen a uno más recilente,
más resistente, menos hipócrita.

jueves, 22 de marzo de 2012

Cierro los ojos


Cierro los ojos para lavarme la cabeza
Y mientras lo hago viene a mi mente tu entrepierna
Extraña mezcla de cavernas, valles y montañas;
Fuente de todo lo bueno, lo malo y de todo lo contrario;
Llevo mi involuntaria mano a mi sexo,
Y recuerdo cuando estoy adentro tuyo
Y recuerdo cuando estas adentro mio
Sin darnos un respiro mas que en esos dos instantes
En el que toco tu fondo y en el que casi me salgo
Esos dos instantes en que todo el universo se hace y deshace
Esos dos instantes que entre ellos se hace la vida, explota el mundo y se vuelve uno.
Sigo recordando tu entrepierna
Y mi mano dibuja perpendiculares a mi pelvis
Acaricia su firme acento, lo lleva más alto,
Viene a mi mente la brillantez de tus fluidos en mi sexo
Como lo miras con ayuda de un espejo
Como acaricias tu cuerpo ante el deseo
Mi mano aumenta su velocidad y yo abro los ojos y me miro
Ya no puedo más y te deseo
A que mala copia del sexo tuyo me han llevado estas ganas!
Ahora cumple lo que debe y continúa arremetiendo contra mí
Fuerte y veloz ya no importa si el agua cae fuera o cae dentro
Las imágenes de tu cuerpo se entrelazan con las dulces líneas coloridas del deseo
Cierro los ojos, ya no pienso
Deseo dar de mi sábila y mi saliva sabe dulce
Ya no puedo detenerla, sale sola
Se impulsa fuera de mí con un último movimiento y grito
Apoyo mi mano a la pared para no caer y sufro de pequeñas convulsiones
Con cada una de ellas un grave y pequeño gemido sale de mí
Y regalo mi sabia al agua tibia
Y termino de limpiarme y miro mi sexo suave y alegre
Y sonrío y pienso en vos.

martes, 7 de febrero de 2012

Crisis y muerte


La publicación reciente de una brutal fotografía de un joven, un muchachito tal vez no mayor que usted que me lee o yo que le escribo, en la que se le observa con media cara destrozada por el disparo de realizado por alguno de los miembros del ejercito Panameño contra indígenas que se manifestaban contra el claro, impune y vergonzoso atropello a sus derechos, legado y territorio (hogar); me ha hecho reflexionar sobre la responsabilidad que tenemos los que cerca o lejos, conocemos de este conflicto.
No voy a analizar si esta manifestación es correcta o incorrecta, valida o inválida, para mí lo es y de ello parto. Hago la salvedad de que no publicaré dicha fotografía y pido que si usted me ha hecho el favor de leer este escrito, no me lo quite publicándola o poniendo el link hacia ella pues creo que si ya la vimos lo humano y más respetuoso es no publicarla más y si no se la ha visto, pues lo mejor sería no verla. Debería quedar entonces en actas que a pesar de haber visto cosas horribles en persona y en la red, esta fotografía logró hacerme llorar y sacar mis sentimientos más profundos de rabia y asco a quienes realizaron dicho hecho y dolor por lo que sufrió ese pobre muchacho.
A quien dio la orden de llevar a cabo el operativo militar que le causó esa herida a ese joven no lo tenían obligado ni amarrado y mucho menos con un arma en la cabeza para que la diera, quienes fueron a dispararle a otros seres humanos a sangre fría no fueron obligados ni amenazados de muerte y la pobre excusa de que ello sea su trabajo no los exime del hecho, quienes idearon dicha atrocidad sabían perfectamente el riesgo que corrían de causar la muerte de seres humanos que solo defienden lo que creen propio, su derecho a la cama, al sustento, al espacio y a la paz. Por tanto todos ellos son culpables y responsables de la muerte de este y otros tantos jóvenes y viejos que han muerto o han sido heridos o lisiados por defender lo que les pertenece y a lo que tienen derecho. Entonces, esto no es solo la culpa de un gobierno o gobernante que sin asco, respeto ni amor por la vida humana han provocado la muerte de un latinoamericano más que luchó por lo que creyó correcto.
Pero más allá, también son culpables los que viéndolo no hacemos nada, los que sabiéndolo no decimos nada, los que estando cerca o lejos no ayudamos en nada. Porque no nos podemos quedar brazos cruzados al ver tanta crueldad y muerte, tanto dolor y sangre derramada por la incomprensión, la codicia y el deseo de que el bien de una mayoría esté por encima de la mayoría humana y la minoría atropellada. Al final el bien de un país es solo el bien de una mayoría y no el bien de todas las mayorías. ¿No debería estar por encima del bienestar de las mayorías el derecho humano, el respeto humano, la  decencia  y la empatía ante el dolor humano?
Y digo hacemos, decimos y ayudamos por que me uno a esa responsabilidad que compartimos todos y todas. Si bien no voy a ir a Panamá a luchar junto a los indígenas Ngöbe, puedo hacer otras cosas; yo al menos empecé ya haciendo este escrito, y siendo que sea que tengo la virtud de crear algunas veces alguna canción, me dedicaré a ello y si no lo logro me disculparé con los Ngöbe. Pero si usted amable lector no desea escribir tanto ni poner música a sus ideas, al menos haga el favor de expresarse contra la tragedia que vive y sucede cerca de nuestra amada Costa Rica y repudie tanto o más que yo lo que sucede con nuestros hermanos y hermanas Panameñas.
Mahatma Gandhi lo dijo mejor que cualquiera: “Cuando una ley es injusta lo correcto es desobedecer”.

viernes, 21 de enero de 2011

El derecho a vivir tranquilo

Como es que te atreviste a semejante cosa?

Ya no me queda más que hacerte la pregunta..

Que no ves que no me importa lo que te llevaste?

El problema de todo esto es lo que me quitaste...

Uno puede vivir rodeado de mil cosas,

O puede vivir rodeado de unas cuantas,

De lo que siempre va a querer estar rodeado uno

Es de lo que lo hace vivir mejor en este mundo.

Como es que te atreviste a hacer lo que me hiciste?

Y es que solo me importa lo que me quitaste,

No hablo de todo lo que te llevaste

Dos o tres cosas que en los bolsillos te metiste

Hablo de las cosas importantes

De las que sin tocarlas me has quitado,

De lo que te podría hacer llorar de miedo

Siento que no tengo más que gritarlo al cielo

Cómo te atreviste a quitarme lo que me has quitado?

Se acabaron mis respuestas de libertad y alegría

Ahora toca encarcelarme sin ser yo el equivocado

Encarcelado con mi familia de mi lado

Sin que haya quién me devuelva lo que pido

Grito al cielo de lo que hablo y que se ha ido

Hablo de lo que ahora nos deja en vilo

Hablo del derecho a vivir con paz,

Hablo del derecho a vivir tranquilo.

Enero 2011

lunes, 12 de abril de 2010

VIVIR

Vivir a pesar de mí
a pesar de los golpes de la vida
a pesar de haber sido todo
y hoy no ser ni un poco
a pesar de que con alevosía, o sin ella,
acerté golpes certeros
para destruir el cariño
vivir a pesar de mí
a pesar de lo que hice
a pesar de lo que fuí
vivir con la vida a cuestas
vivir... a pesar de todo.

Vivir porque la vida crece
porque no hay mal que por bien no venga
porque la vida sin vivirla
no alimenta
por que la vida se hace paso
en los desiertos
y va ganando así batallas a la muerte
vivir porque después de un árbol muerto,
nace la vida en forma de mujer
con sus caricias y abrazos, su comprensión y sus tonos,
su impaciencia y su amor.
Vivir porque a pesar de todo
la vida vuelve a empezar.

Vivir para que la vida crezca
para que florezca el árbol
que nacío después del otro
para que el amor se esparza y la vida sea esperanza
de un amor nuevo y bueno.
Para que crezca la vida en ella
para que juntos vivamos los frutos de la esperanza.
Para no ser lo que era
y que el amor que renace recubra todos los campos
para hacer juntos trabajo.
Vivir para que ahora los dos
tal cual y como lo somos
seamos la vida nueva
para dar vida a la vida
y hacer que la vida crezca.
Marzo 2010.

MUJER DEL RÍO

-¿Ves, ves el límpido fondo de este lago?
¿Ves esas plantas de largas y verdes hojas que se agitan en su fondo?...
Ellas nos darán un lecho de esmeraldas y corales..., y yo...,
yo te daré una felicidad sin nombre, esa felicidad que has soñado en tus horas de delirio
y que no puede ofrecerte nadie... Ven;
la niebla del lago flota sobre nuestras frentes como un pabellón de lino...;
las ondas nos llaman con sus voces incomprensibles;
el viento empieza entre los álamos sus himnos de amor; ven..., ven.
Gustavo Adolfo Becker

No te vayas más
mujer del río
yo solo te quiero acompañar
que vayamos a un jardín de rozas
y que de ahí no salgamos más.

No te vayas más
mujer hermosa
que nademos juntos al coral
tu junto a mí serás dichosa
en este lado calmo del mar.

No te vayas más
mujer del río
quedate conmigo al despertar
que esta cama es fría y mis cosas
se me vuelven nada si no estás.

No te vayas más
mujer hermosa
no tendría con quien caminar
por el pueblo hasta tus fronteras
donde el río se hace montaña.

MUJER

De ti me gusta todo
por que no se diferencia la belleza
por sus partes,
ni se esclaviza la razón al sentimiento.

Aquí están mis manos,
tómalas, son tuyas
no se pretende separar sus piezas llenas,
sino envoscarlas
con las tuyas en sutura.

Aquí están mis labios
tómalos, son tuyos
guíndate de ellos con los tuyos
en un beso siempre eterno.

De esos que sin sonido
dicen todo y lo dan todo
y que sin emitir un sonido
logró escucharse por todo el universo

Este poema suena a lo que suenan siempre
pero cómo parar lo que se siente
si el sentimiento es
no tocable, no bebible, no comible?

Si pudiéramos entrar en un cafetín
y pedir una tasita de sentimiento
tendríamos exceso de sensiblerías en el mundo
o demasiados corazones y cafetínes en quiebra.

Pero en cambio el sentimiento
no es tocable, no es bebible y no es comible
y por lo tanto, no es detenible.

Siempre,
suena a lo mismo
pero cómo pedirle al tiempo que se le olvide
eso que siempre suena.

Si suena a beso silencioso
de esos que solo sus culpables se enteraron
atrincherado en las miradas
complices de dos enamorados
que se esculpen día a día.

De ti me gusta todo mujer
acaso eso que define
tu estadía en este tiempo
acaso eso que circunscribe
tu estadía en este espacio
acaso esa dulzura
y suavidad de mujer, pienso
acaso es que dice,
que me hace decir,
te amo.

Mayo, 2007